Alberdi 3065 (2700) Pergamino (BA) - Tel 02477 429001  -  Diócesis de San Nicolás de los Arroyos                                                            |    |    |    |
Actividades

Parroquia

Caritas

Colegio

Jardín de Infantes

Imágenes

Reflexiones

Homilías

Meditaciones

Relaciones

Nuestra Patrona

Nuestra Diócesis

Catequesis en la Red

El Credo

Los Mandamientos

Los Sacramentos

La Oración Cristiana

Los Santos

El Sermón de la Montaña

Tiempos Litúrgicos

Adviento y Navidad

Cuaresma

Pascua

Donaciones

 

 

Cuenta la tradición que santa Julia era una joven nacida y criada en la ciudad de Cartago. El Evangelio había llegado y se había establecido en esta importante ciudad del norte de África a mediados del siglo I. La Iglesia de Cartago era la más desarrollada de la región y contó con grandes Obispos, como san Cipriano, con teólogos renombrados como Tertuliano y con infinidad de cristianos anónimos que prefirieron perder su vida en las persecuciones que sufrieron durante siglos antes que abandonar su fe en Jesucristo Salvador.

En el año 439 la ciudad cayó en manos de Genserico, y Julia, que vivía en un hogar cristiano, fue capturada y como muchos otros compatriotas suyos, fue vendida como esclava.

      Una vez tomada como esclava, Julia fue vendida a un mercader pagano que la destinó al servicio de su casa.

       En una oportunidad el amo de Julia decidió participar de una fiesta en Córcega y llevó consigo a la santa y a otros esclavos. Pero al llegar al lugar de la fiesta que se daría en honor a divinidades paganas, Julia se opuso a participar de las celebridades y su amo, en atención a su conducta, le concedió permanecer en el barco.

       Pero Félix, el gobernador de la isla, cuestionó al dueño de Julia por la conducta de la esclava y tentado al ver tanto valor en una joven mujer, decidió comprarla a cualquier precio.

       El deseo de Félix de probar la autenticidad de la fe de Julia se hizo más fuerte ante la negativa de su amo de vendérsela y terminó, entonces,  raptándola.

       Una vez que la tubo ante sí, le ofreció la libertad con tal que renegara de su fe y adorara a los dioses paganos.

       Al ver Félix que Julia no se dejaba convencer con las promesas de libertad y prosperidad, la amenazó con toda clase de suplicios. Al no ceder, el gobernador se enfureció y terminaron crucificándola.

 

Oración a Santa Julia

 

Señor, Dios y Padre nuestro,

si admirable son a nuestros ojos

el poder y la sabiduría

con que creaste al mundo;

mucho más admirable es tu grandeza,

manifestada en la obra que realizas

en las almas sencillas y de buena voluntad.

Te alabamos y te damos gracias

porque nos dejaste claro ejemplo de ello

en la vida de la virgen y mártir

santa Julia, a quien invocamos

como abogada e intercesora

en tiempos de prueba y tribulación.

Concédenos, por su intercesión,

fe viva en tu gran bondad y poder

y la fuerza necesaria para superar

toda clase de pruebas y tribulaciones.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

 

 

 

" Ya que has cumplido

 mi consigna de ser constante, yo también te preservaré en la hora de la tribulación, que ha de venir sobre el mundo entero para poner a prueba a todos los habitantes de la tierra.

Yo volveré pronto: conserva firmemente lo que ya posees para que nadie pueda arrebatarte la corona "

 (Apocalipsis 3, 10-11)

 


Fiesta de

Santa Julia

22 de Mayo


 

 

 

Parroquia Santa Julia

  Alberdi 3065 - Pergamino  (BA) - República Argentina |Diócesis de San Nicolás de los Arroyos

Teléfono:  02477 429001 | email: informa@capsantajulia.com.ar