Alberdi 3065 (2700) Pergamino (BA)   -  Diócesis de San Nicolás de los Arroyos                                                                                      |    |    |    |
Actividades

Parroquia

Caritas

Colegio

Jardín de Infantes

Grupo Fútbol Padres

Imágenes

Noticias anteriores

Reflexiones

Homilías

Meditaciones

Relaciones

Nuestra Patrona

Nuestra Diócesis

Catequesis en la Red

El Credo

Los Mandamientos

Los Sacramentos

La Oración Cristiana

Los Santos

El Sermón de la Montaña

Tiempos Litúrgicos

Adviento y Navidad

Cuaresma

Pascua

Donaciones

 

Señores, esto no es derechos humanos

Javier García Moritán
 

Como graduado de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA siento vergüenza por la decisión de esa casa de estudios de dar apoyo al proyecto que busca legalizar el aborto en la Argentina. Y más, por hacerlo en nombre de los derechos humanos y la dignidad. ¿Hasta dónde puede llegar la perversión humana si quienes se ocupan de pensar los valores sociales, se definen a favor del peor de los crímenes y llaman a eso un derecho humano?

El 3 de agosto el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Sociales aprobó por unanimidad el proyecto “Ley de interrupción voluntaria del embarazo” (nº 0998-D-2010). Este proyecto que es impulsado por algunos legisladores del oficialismo y la oposición, a diferencia de otros anteriores, ya no apunta a los casos extremos, como los embarazos producto de violaciones, que suelen hacer más difícil su tratamiento. En esta oportunidad, afirma que “no hay una única manera válida de enfrentar el dilema ético que supone un embarazo no deseado” y sostiene la dignidad, la plena autoridad, la capacidad y el derecho de las mujeres para resolver estos dilemas. Concluye lo más importante manifestando que “el derecho a decidir sobre el propio cuerpo es un derecho personalísimo ya que éste es el primer territorio de ciudadanía de todo ser humano”.

Ahora lo que no se entiende cuando se dice que la decisión es sobre el propio cuerpo, es que no se habla del derecho a extirparse el hígado o un riñón, sino que en realidad se refiere al ser humano que está creciendo en el vientre materno, persona desde la concepción, un ser radicalmente original e inédito, que carga con la culpa de “no haber sido deseado”. Pues ese ya es motivo válido para el aborto según este proyecto, tan subjetivo… ¡y vaya a saber cuántos de nosotros pudimos no haber sido deseados, sea cosa que estemos viviendo casi sin merecerlo!

Es tan cobarde el tratamiento de este proyecto que no puede llamar a las cosas por su nombre. Se esconde detrás de eufemismos que no hacen más que deformar la realidad. Pienso que quizás sea más valiente quien defiende el aborto asumiendo que la “interrupción del embarazo” no es más que quitar la vida a un niño gestándose en el vientre materno, aunque en el fondo me cuesta creer que alguien mirando de frente este acontecer pueda asumirlo con toda su integridad.

Con este artículo no busco nada cercano a negar el drama de las muertes de mujeres por los abortos clandestinos, dejémoslo claro, pero por favor que me explique alguien cómo un grave flagelo social se resuelve con un asesinato y más si la víctima no se puede defender.

¿De dónde viene ese apoyo unánime, me pregunto, es decir, que ni siquiera haya habido discusión para un tema tan delicado? Es al menos llamativo que todos se hayan puesto de acuerdo tan fácil. No puedo subestimar a los miembros del Consejo pensando que identifican la defensa de la vida con lo religioso, o la Iglesia católica y por ende, como se es “progresista” se oponen desde el vamos. No puedo darle crédito a esa idea, pero que haya sido unánime el apoyo, sin dudas me deja atónito.

Necesito que alguien también me explique cómo se ha diluido el primer derecho humano, esencial y que casi sería una redundancia, el derecho a la vida, que se vea sojuzgado de esta manera, ¿es que la vida ya no tiene un valor irreductible?

Había un tiempo en que yo estudiaba comunicación en esa facultad y existía una constante transversal a las materias, era menester tomar una posición frente a los temas sociales más acuciantes. El mensaje de la comunidad educativa era claro, no se podía permanecer indiferente, de manos cruzadas frente a las hostilidades por las que es sometido el hombre. Si por un valioso motivo Karl Marx dice presente en casi todas las materias de la carrera, es por su legado humano, por el levantamiento frente a la explotación y demás hostigamientos de un sistema injusto. Si bien todo en política es discutible y están quienes les gusta nuestra carrera y nuestra Facultad y quienes la aborrecen, yo, que la defiendo en cada instancia y que la volvería a elegir, me quedo aturdido con tal perversa utilización que hoy, en nombre de la institución, se está haciendo de los derechos humanos.




 

 

Parroquia Santa Julia

  Alberdi 3065 - Pergamino  (BA) - República Argentina |Diócesis de San Nicolás de los Arroyos

Teléfono:  02477 429001 | email: informa@capsantajulia.com.ar