Alberdi 3065 (2700) Pergamino (BA) - Tel 02477 429001  -  Diócesis de San Nicolás de los Arroyos                                                            |    |    |    |
Actividades

Parroquia

Caritas

Colegio

Jardín de Infantes

Grupo Fútbol Padres

Imágenes

Noticias anteriores

Reflexiones

Homilías

Meditaciones

Relaciones

Nuestra Patrona

Nuestra Diócesis

Catequesis en la Red

El Credo

Los Mandamientos

Los Sacramentos

La Oración Cristiana

Los Santos

El Sermón de la Montaña

Tiempos Litúrgicos

Adviento y Navidad

Cuaresma

Pascua

Donaciones

 

PROHIBIDO ESCONDER LA LUZ



 Por el Pbro. Dr. José Manuel Fernández



 “Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la volverá a salar? Ya no sirve para nada, sino para ser tirada y pisada por los hombres. Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña. Y no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa. Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo” (Mt 5,13-16).

 
Al proclamar el sermón de la montaña, Jesús nos invita a asumir el espíritu de las Bienaventuranzas como la nueva ley que ha venido a proclamar a la humanidad. Hoy da un paso más, solicitando que sus discípulos sean “sal de la tierra y luz del mundo”.  Más que referirse o hacer mención al contenido del actuar cristiano, prefiere subrayar en qué consiste el “estilo” del creyente. Para un cristiano el estilo con que se hacen las cosas es casi más importante que las cosas mismas que se hagan. Lo que debiera revelar la identidad (sal) del creyente, es la claridad de su testimonio (luz).
 
 
Lo primero que destaca Jesús es el carácter público del cristiano. Mateo subraya que la luz, por su naturaleza, está hecha para iluminar, mostrarse visible y públicamente, no para esconderse. El peligro que el evangelista parece denunciar, no es que la luz se apague sino que se esconda. El evangelista teme el anonimato, ya que es un peligro gravísimo, pues el Evangelio no es una cuestión “privada”. El Evangelio es público y va anunciado desde los techos como lo indica Jesús, pero no en el modo sensacionalista como en el mundo se pregonan las noticias.
 
 
Lo segundo es la universalidad: “sal de la tierra y luz del mundo”. No se puede olvidar que la universalidad de Jesús es no solo extensiva sino sobre todo cualitativa. “Ustedes son la luz del mundo”: la luz es el principio de la creación. En efecto, lo primero que Dios crea es la luz: “Dijo Dios: ‘que exista la luz’. Y la luz existió” (Gen 1,3). Pero hay que ser luz “del mundo”. En griego, la palabra “mundo” (kósmos), significa orden, estructura, belleza. En la medida en que iluminamos con la claridad del ejemplo comprometido, cooperamos para que alrededor nuestro haya más paz como expresión exterior del orden interior, y más belleza que transfigure la opacidad de la mediocridad cotidiana con la claridad de la trascendencia. La clave está en sembrar diariamente, porque luego otros podrán vivir la luminosidad de los frutos. A veces quizás nos sentimos desalentados porque la sociedad se va descristianizando lentamente, pero el interrogante que surge, es: ¿qué estamos haciendo nosotros para detener ese fenómeno laicista?
 
 
Se dice que una noche un joven tuvo un sueño: ingresaba en un local donde detrás del mostrador se encontraba un ángel. “¿Qué venden aquí?”, preguntó el muchacho. “Todo lo que necesita la humanidad”, respondió el ángel. Entonces dijo el joven: “Quiero que se terminen las guerras, que cesen las injusticias, que se brinde tolerancia y comprensión a los inmigrantes, que reine la armonía en las familias…”, pero en ese momento el ángel lo interrumpió diciéndole: “Perdón, creo que usted no me ha entendido. Aquí vendemos las semillas pero no los frutos”. Nosotros podemos añadir afirmando que los frutos serán el resultado de las semillas que nuestro perseverante trabajo arroje a lo largo de cada día. No vale la fácil y rápida queja sin el arduo esfuerzo previo.
 
 
Lo tercero es, no la utopía sino la realidad. No palabras ni teorías, ni discusiones, ni demasiados documentos, sino obras. La comunidad de Mateo tenía la tentación de las palabras (7,21-23) y de los milagros. El evangelista la reprende fuertemente e invita a vivir  no obras de caridad sino a poner caridad en las obras. Hay que recordar que la caridad evangélica se distingue por la “condivisión” y no solamente ni sobre todo por la eficiencia.
 
La última nota es la transparencia: esta nota sugiere la forma más amplia del reconocimiento de Dios. Los discípulos deben cumplir “obras buenas” para que viéndolas se glorifique al Padre que está en los cielos. Se dice que un día un niño entrando con su madre a la imponente catedral de Notre Dame en Paris, le preguntó quiénes eran los santos. La mujer le contestó interrogándolo a su vez: “¿Observas los vitrales? Bueno, gracias a que ellos dejan pasar la luz del sol, tú puedes saber qué viene representado en cada una de esas escenas. Los santos son como los vitrales que no ponen resistencia a la claridad y en sus gestos, palabras y obras, puedes admirar la luz de Dios.
 
 
Cuando no existían los equipos para refrigerar los alimentos, la sal se empleaba para preservarlos y conservarlos, de modo especial aquellos que eran más perecederos, como la carne y el pescado. La aplicación es transparente. El desafío permanente del cristiano, es vivir la incorruptibilidad de la coherencia para ser comprensible instrumento de edificación en cercanos y lejanos.
 
 
Debemos ser además sal de la tierra. La sal da sabor y preserva de la corrupción. Además, es símbolo de sabiduría, amistad y disponibilidad al sacrificio. La comunidad es sal cuando tiene el sabor de las bienaventuranzas. Ellas nos dan el saber y el sabor. Saber en latín se expresa con el término “sapere” cuyo significado es “tener sabor”. Por eso, sabio es quien revela el sabor de lo que sabe, viviendo enamorado en la práctica de aquello que conoce en teoría.
 
 
Con gestos simples pero plenos de significado se puede iluminar y ayudar a que otros encuentren sentido y sabor por la vida. Raúl Follerau, apóstol de los leprosos, solía contar una historia emocionante: visitando una leprosería en una isla del Pacífico le sorprendió que, entre tantos rostros muertos y apagados, hubiera alguien que había conservado unos ojos claros y luminosos que aún sabían sonreír y que se iluminaba con un “gracias” cuando le ofrecían algo. Cuando preguntó qué era lo que mantenía a este pobre leproso tan unido a la vida, alguien le dijo que observara su conducta por las mañanas. Y vio que, apenas amanecía, aquel hombre acudía al patio que rodeaba la leprosería y se sentaba enfrente del alto muro de cemento que la rodeaba. Allí esperaba hasta que a media mañana, tras el muro, aparecía durante unos cuantos segundos otro rostro, una cara de mujer, vieja y arrugadita que sonreía. El hombre comulgaba con esa sonrisa y sonreía él también. Luego el rostro de mujer desaparecía y el hombre, iluminado, tenía ya alimento para seguir viviendo una nueva jornada y para esperar que mañana regresara el rostro sonriente. Era –le explicaría después el leproso- su mujer, que cada mañana continuaba expresándole así su amor. Esa tal vez “insignificante” luz de la sonrisa, le daba fuerzas a este débil hombre para seguir caminando y saboreando la vida en medio de la adversidad.



 

 

Parroquia Santa Julia

  Alberdi 3065 - Pergamino  (BA) - República Argentina |Diócesis de San Nicolás de los Arroyos

Teléfono:  02477 429001 | email: informa@capsantajulia.com.ar