Alberdi 3065 (2700) Pergamino (BA) - Diócesis de San Nicolás de los Arroyos                                                                                             |    |    |    |

Cuaresma

   Programa

   Indicaciones

   Lectura de la Pasión

   Examen de Conciencia

  Vía Crucis

  Homilías

   La Libertad

   El perdón creativo

   Hacer nuevas las cosas

   Defectos ¿cuáles?

   De angustias y sombras

   Dios y las cosas

   Sobre la oración vocal

   Las estaciones alma

   Sobre la libertad

 

Hacer nuevas las cosas


por el Pbro. Dr. José Manuel Fernández
 

Había un hombre enfermo, Lázaro de Betania, del pueblo de María y de su hermana Marta. María era la misma que derramó perfume sobre el Señor y le secó los pies con sus cabellos. Su hermano Lázaro era el que estaba enfermo. Las hermanas enviaron a decir a Jesús: “Señor, el que tú amas, está enfermo”. Al oír esto, Jesús dijo: “Esta enfermedad no es mortal; es para gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”. Jesús quería mucho a Marta, a su hermana y a Lázaro. Sin embargo, cuando oyó que éste se encontraba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba. Después agregó: “Nuestro amigo Lázaro duerme, pero yo voy a despertarlo”. Cuando Jesús llegó de Jerusalén se encontró con que Lázaro estaba sepultado desde hacía cuatro días. Al enterarse de que Jesús llegaba, Marta salió a su encuentro y le dijo: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto”. Jesús le dijo: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá”, y al verla llorar a María, él también lloró. Después gritó con voz fuerte: “¡Lázaro, ven afuera!”. El muerto salió y Jesús  dijo: “Desátenlo para que pueda caminar” (cf. Jn 11,1-43).
 
El relato de este domingo es la dramatización del tema “Jesús Vida”. “Se acerca la hora en que todos los que están en las tumbas oirán su voz y saldrán de ellas” (Jn 5,28), y he aquí que Lázaro escuchará el llamado de Jesús y saldrá del sepulcro. En el diálogo del Maestro con Marta se expresa la enseñanza principal. Las dos hermanas informaron: “Señor el que tú amas, está enfermo”. Se trata de una oración respetuosa y discreta. Pero Jesús no acude inmediatamente, ya que con su presunta pasividad deja que el fruto de la muerte se consume. Lázaro estaba sepultado desde hacía cuatro días. En el antiguo Oriente se sostenía que la muerte se convertía en definitiva luego de tres días, porque al cuarto comenzaba la descomposición. Sepulcro en griego se dice “mnemeîon”, que tiene la misma raíz de “memoria” y “muerte”, al igual que “méros” (parte, herencia) y de “moîra” (suerte). El hombre sabe que es tierra: de ella procede y a ella volverá. Esta es su suerte, la parte de su herencia. Pero el Hijo de Dios no ha venido a alterar el ciclo normal de la vida física, liberando al hombre de la muerte biológica, sino a darle a ésta un nuevo significado. La enfermedad de Lázaro está destinada a transformarse en lugar de revelación en el que la potencia de Dios y del Hijo se manifestará como victoria sobre la muerte.
 
Al enterarse que Jesús está llegando, Marta corre a su encuentro mientras María permanece en casa recibiendo las condolencias. Esta costumbre es antiquísima y en la época de Jesús se practicaba con mucha diligencia, siendo recomendada por los rabinos. El ceremonial se iniciaba después de la sepultura, volviendo a la casa del difunto y continuaba por siete días. Encontrando a Jesús, Marta le dirige un saludo que es al mismo tiempo una profesión de fe y un tácito lamento: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero yo sé que aún ahora, Dios te concederá todo lo que le pidas” (Jn 11,21-22). Y como respuesta, las palabras del Maestro constituyen el corazón del diálogo: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá”. En la fe, la vida presente adquiere una forma y sentido nuevos: “no morirá más”.
 
El llanto de Jesús tiene una nota de serenidad. Él se solidariza con el dolor, no con la desesperación, y su grito: “Lázaro, ven afuera”, hace que éste recobre su vida física como signo de la definitiva salvación de todo el hombre y como prefiguración de su misma resurrección. Recuerdo que un día una pequeña volvía a su casa luego de haber visitado a una vecina a la cual se le había muerto en un trágico accidente su única hija de ocho años. “¿De dónde vienes?”, preguntó el padre. “De consolar a la mamá de Agustina”, respondió la niña. “¿Y qué podías hacer tú tan pequeña, para llevarle consuelo?”. Y la niña con gran sabiduría y sencillez le contestó: “Muy simple: me subí en su falda, le acaricié su cara y lloré con ella”.
 
El escritor franco rumano Emile Cioran afirmaba: “En el día del juicio solo vendrán pesadas nuestras lágrimas”. Es que como señala el Salmo 56,9: “Tú recoges mis lágrimas en tu odre”. Las lágrimas derramadas, son acariciadas por el Señor como si fueran piedras preciosas que conserva en su divino cofre, para restituirlas transformadas en alegría y luz: “Felices los que ahora lloran, porque reirán” (Lc 6,21).
 
Jesús habla de resurrección, no de reencarnación. Ésta es una doctrina aparecida en la India en el siglo VII a. C e incompatible con la fe cristiana, pues sostiene que el alma, después de la muerte, se separa del cuerpo y toma otro cuerpo para continuar otra vida mortal. Además de destruir la esperanza en la vida eterna es una peligrosa invitación a la irresponsabilidad, ya que creyendo que se van a tener varias vidas, no se pondrá gran empeño en el obrar presente. Si como dice el escritor francés Paul Claudel, “Dios no ha venido a explicar o anular el sufrimiento sino a llenarlo de sentido”, también podemos afirmar que El no ha venido a destruir la vida con la muerte sino a darle plenitud, no solo con la inmortalidad del alma sino también con la resurrección de los cuerpos. Dios no hace cosas nuevas sino que hace nuevas todas las cosas.
 

 

Parroquia Santa Julia

  Alberdi 3065 - Pergamino  (BA) - República Argentina |Diócesis de San Nicolás de los Arroyos

Teléfono:  02477 429001 | email: informa@capsantajulia.com.ar