Alberdi 3065 (2700) Pergamino (BA)  -  Diócesis de San Nicolás de los Arroyos                                                                                           |    |    |    |

Cuaresma

   Programa

   Indicaciones

   Lectura de la Pasión

   Examen de Conciencia

  Vía Crucis

  Homilías

   La Libertad

   El perdón creativo

   Hacer nuevas las cosas

   Defectos ¿cuáles?

   De angustias y sombras

   Dios y las cosas

   Sobre la oración vocal

   Las estaciones alma

   Sobre la libertad

 

¿Defectos? ¿Cuáles defectos?


Por el Pbro. Dr. Ariel D. Busso



El Erizo
 
Cuando me pongo a pensar sobre los defectos que tengo y que puedan molestar a los demás, siempre observo que no tengo de “esa clase”. O si los tengo son siempre más pequeños que lo que poseen los otros.
Así podría expresarme tranquilamente al comienzo del camino moral.
Sin embargo, una brisa me trajo una vez un pensamiento:
“Si no veo los defectos míos que molestan a los demás es porque, a mi mismo, me resultan comodísimos. Son como las espinas de un erizo, sólo pinchan hacia fuera”.
Así atiné que mis criterios morales ya habían empezado a cambiar. Mi egoísmo es muy notable. Al darme cuenta que soy un racional-erizo, soy ahora conciente que soy un peligro público. Soy un erizo ciego y egoísta, capaz de sentirme punzado por los defectos ajenos, pero inepto totalmente para caer en la cuenta de las púas con que, a veces, punzo a los demás.-
Esta idea, una vez concebida, ilumina a cualquiera que la reflexione. También me ilumina a mí.
Desde aquél día los defectos ajenos que me incomodan me sirven para recordar que yo también punzo.
Una vez escuché a un director espiritual en el seminario decir que:
“si otro te pone nervioso, puedes tener casi la plena seguridad de que también vos lo pones nervioso a él”.
Esto me convirtió en un más tolerante, a la vez que me pone en vigilancia para no ser molesto a los demás. Así agregué a los diez mandamientos, el undécimo:”no molestar, porque al hacerlo me transformo en un erizo”.

 
Otro soplo de brisa
 
Esto fue así y me sentí satisfecho. Pero, al cabo de un tiempo vino otro soplo de brisa. Y me dijo:
“ . . . los defectos ajenos . . . los defectos ajenos . . .”
“Y si muchas veces, lo que me parecen defectos son diferencias con mis gustos y pensares?”.
Y en esa ocasión la brisa me susurró al oído:
“Tal vez sean diferencias de temperamento, de gustos; modos de reaccionar diferentes a los míos, pero tan legítimos como los que tengo”
Y acepté el pensamiento sin ponerle trabas para que entrara en mí. Así pude crear un gran espacio en mi interior y el reconocimiento hacia los otros fue gran responsabilidad.
Por otra parte, califican de “defectos” así sin más, las maneras de reaccionar distintas a las mías, era de por sí molesto. De ese modo si yo me considero “la norma” para obrar, podría hacer la mayor estupidez. Y tomé nota que mi escurridizo engaño, como un ser vivo e inteligente, se mete dentro nuestro, silencioso y astuto.
Así sucede me ocurrió que una de las predicaciones preparatorias a la Semana Santa, ante una feligresía que daba muestras de viajes vacacionales para esas fechas, recordé cuál es el fin de la Semana Mayor, instando a los fieles a permanecer en casa y participar del culto y la caridad social en familia. Satisfecho del consejo y de mi parecer, terminé la misma. Luego, mientras me quitaba los ornamentos sagrados, en la sacristía, una anciana señora, participante diaria de la Eucaristía comunitaria me explicó, con suave acento, que ella, piadosa y observante siempre, cada año iba con sus descendientes a una casa que poseía cerca del mar.
- No crea padre que este viaje es de vacaciones, de mi parte. Es la forma como he encontrado para que todos los míos participen de los cultos en la capilla a una cuadra de mi casa. Lo planeamos con mi difunto marido; ahora él ya no está, pero están mis nietos.
Y agregó:
- Pasamos unos días en familia, rezamos juntos y gozamos en una buena cena la noche de Pascuas de Resurrección.
Al modo de interrogarme, adjuntó:
- ¿Cree usted que debo quedarme?
 
Hay diferencias que parecen molestar, otras son indiferentes y muchas enriquecedoras.
La de esta viejita pertenece a las últimas.
 

Y otro ventarrón
 
Y pasó el tiempo. Más tiempo. Y un día, un nuevo soplo pero como la ráfaga de un ventarrón se coló en mi interior y me dijo:
“¿Por qué noto tan fácilmente los defectos de los demás – o los juzgo como tales – y en cambio debo forzar la vista como un miope para ver sus cualidades?”
Y observé que cuanto más las cualidades ajenas eran constantes, tanto menos lo mostraba yo. Discurrí que eso me pasaba porque no me detenía a pensarlo debidamente, que los juicios los hacía porque recibía sin meditarlos, después . . . a otra cosa, a semejanza del dinero que sale de un cajero automático: lo tomo y me voy. Pero las personas no son máquinas. Las personas tienen muchas cosas para valorarlas y cuando practico este ejercicio, puedo agregar a la vez que me ayudo haciendo lo que es correcto.
En un hospital conocí a una terapista que dedicaba su profesión a ayudar con su apoyo a enfermos terminales. Titular de una cátedra de psicología clínica, animaba con su conocimiento científico y con su fe hasta el fin de la vida a muchas personas.
Fin de la vida a la que ella llamaba como “el arte de morir”.
Después de asistir a una unción de los enfermos que administré a una señora, me indicó que en la habitación siguiente había un hombre que reclamaba en voz alta y desde hacía tres meses que abreviaran su vida. Desde su llegada ordenaba que “le aplicaran la inyección” según su decir. Le decía “yo se que me agravaré día tras día, cada vez más. Es inútil, yo no veo razón para que esto se retarde”.
Su médico de cabecera, entretenía al paciente diciéndole:”Por el momento usted no se está muriendo. Si veo que es así, lo hablaremos después . . .”
Este hombre, antiguo piloto de aviación, gustaba de contar sus experiencias aéreas especialmente los momentos riesgosos de su vida. Cuando de esto hablaba se le iluminaban los ojos y su rostro hasta parecía sonriente. Nadie que lo escuchaba, en estos momentos, podría suponer que ese hombre deseaba ponerle fin a su vida. Sin embargo, cada día, reclamaba al médico su pedido de eutanasia.
Así, con este precedente, me acerqué a su cama junto a la bondadosa terapeuta, y en pocos minutos me contó un período de su vida en el que él pensaba que debía “hacerle la cruz”. Se trataba de su primer matrimonio, en el cual había tenido dos hijos. “Una historia penosa – me dijo- a la que quisiera enterrar”. “Pero – me preguntó - ¿por qué me vienen esos recuerdos ahora?”. Sus hijos deberían estar ahora en la cuarentena pero él no sabía nada más de ellos. “¿Por qué me traen recuerdos amargos ahora otra vez?” – se interrogaba.
No lo dijo él pero deduje que su segundo matrimonio también había sido la causa de la desaparición de sus hijos.
De pronto se me ocurrió una idea y se la hice conocer:
¿No tendría deseos de verlos, aunque sea una vez, antes de morir?
Abriendo inmensamente sus ojos grises, frunció el seño. Al cabo de un momento, respondió
 
- Puede ser.
 
Desde ese día me dijo la terapeuta, nunca más reclamó la eutanasia. Lo visité un par de veces más y me habló de otras interesantes historias de su vida.
La búsqueda paciente de parte de algunos amigos con la ayuda de la justicia electoral, terminamos por encontrar a las dos hijas. Vinieron ambas. Una de sus hijas era religiosa en un país de América Latina, la otra enfermera. Su madre había culpado al padre de su infelicidad y decretó la muerte de él para sus hijas. La presencia de estas mujeres, después de los llantos y recuerdos, fueron un mundo de dulzura y calma, transformando la soledad en compañía.
 
Si no hubiera descubierto “lo bueno de la vida de este señor y me hubiera quedado con su pedido de eutanasia, ambos hubiéramos equivocado la vida: él y yo.
 
Por eso soy conciente que en mis ojos hay también ceguera y en mis instintos distorsión, como si me sumiera en una cierta oscuridad y desoriento mis tendencias.

 
Razones para no dejar de amar
 
Una de las grandes pestes de la humanidad es que le hemos dado demasiada importancia a “tener razón”. Aunque no es precisamente eso. Amarse es estar en paz, convivir alegremente, y por eso es mucho más importante que llevar la razón. Además porque de cada diez veces que uno dice “yo tengo razón”, en nueve tratamos de imponer nuestro egoísmo, sin molestarnos siquiera de tratar de ver el del otro.
Cuando un hombre inteligente llamado Nicodemo va a ver a Jesús , de noche y le pidió que le explicara tranquilamente su doctrina, Jesús le solicitó que abandonara su razón perfectamente organizada. Jesús le enseñó a pensar y a usar el corazón para que sus cálculos meramente intelectuales volvieran a nacer con el amor.
 
Con gran dolor me contaba una señora, hace unos días que salió de su casa angustiada, muy ofendida por su esposo porque él y su hermana se habían portado injustamente con ella. Tenía la plena seguridad de “tener la razón” y se preguntaba, entre sollozos, cómo no se la habían dado.
Con ese sentimiento en el corazón me encontró por el camino. Transcribo esta historia tal como fue, porque nada dije de mi parte, sólo escuché. Al día siguiente recibí un e-mail y me dijo más o menos así: “Desde un punto intelectual tal vez tenga razón, pero caí en la cuenta que nadie, tampoco mi marido, podría razonar con semejante agresión”.
Cuando dos discuten importa poco o nada conocer quien es culpable. Lo más probable es que lo sean los dos. Lo único que urge es recuperar la paz, la tranquilidad en el orden. Quizá después, cuando los nervios se calmen se verá quien llevaba un poco más de razón.
Pero dará lo mismo saberla. Porque lo único importante es que si es cierto que hay casi ninguna razón para herir, nunca la hay para dejar de amar.

 
Acusado y defendido
 
Visto tantos errores he llegado a la conclusión que, en realidad, no veo la verdad a simple vista y espontáneamente, sino que, para discernirla me hace falta vencer previamente mi engaño, tanto más peligroso porque él mismo es invisible y me halaga hasta hacerme su cómplice.
En la Biblia hay alguien que se llama el “Seductor”, el “Tramposo”, el “Engañador”, que tiene a semejanza de la serpiente, su lengua bífida, capaz de hacer inescrupulosamente el doble discurso.
Pero también hay alguien que se llama “el Defensor”, el “Paráclito”, cuyo hálito, su aliento, manda brisas – a veces ventarrones – que sopla donde quiere y cuyo origen y destino ignoramos en parte, pero que nos guía conduciéndonos a la verdad. Y cada vez que sopla y me dejo guiar, me despoja de mis errores y entonces me transformo de erizo en criatura redimida de Dios.
Si deseas ver la belleza interior
la que llevas y la que tienen los demás,
deberás repartirte con mesura
entre el azul del cielo y el azul del mar.
 

Parroquia Santa Julia
Viernes Santo 2007
 

 

Parroquia Santa Julia

  Alberdi 3065 - Pergamino  (BA) - República Argentina |Diócesis de San Nicolás de los Arroyos

Teléfono:  02477 429001 | email: informa@capsantajulia.com.ar