Alberdi 3065 (2700) Pergamino (BA)  -  Diócesis de San Nicolás de los Arroyos                                                                                          |    |    |    |

Cuaresma

   Programa

   Indicaciones

   Lectura de la Pasión

   Examen de Conciencia

  Vía Crucis

  Homilías

   La Libertad

   El perdón creativo

   Hacer nuevas las cosas

   Defectos ¿cuáles?

   De angustias y sombras

   Dios y las cosas

   Sobre la oración vocal

   Las estaciones alma

   Sobre la libertad

 

Dios y las cosas


Homilía del Viernes Santo en la Adoración de la Cruz 


Por el Pbro. Rodrigo Vazquez


 
El hombre es mendigo por naturaleza; desde que nace hasta que muere, pide y necesita cosas. Posee un deseo ilimitado de ser saciado.
Siempre le falta algo. Más tiene, más desea. Le sucede algo paradójico: cuando logra alcanzar algo, lo tiene, lo posee, pero casi automáticamente y en poco tiempo eso que deseaba tanto, ya no lo satisface.
En los primeros años de nuestras vidas, nuestra saciedad está en una persona, en nuestra madre. En ella está todo lo que necesitamos para vivir.
Al pasar el tiempo crecemos y ya no nos alcanza todo aquello. Creemos que son las cosas las que nos darán la felicidad plena y ponemos, en consecuencia, nuestros corazones en ellas.
Tampoco - y nos damos cuenta en nuestra vida social -, las personas nos sacian del todo; a veces cosificamos a las personas, buscamos en ellas la belleza, el placer o tal vez apagar la soledad con sus compañías. También junto con las cosas son efímeras.
Si miramos a nuestro alrededor, también podemos ser nosotros; observamos a multitudes sin rumbos claros en sus vidas, hambrientos de verdad y felicidad plena. Es que convertimos los medios en fines; convertimos en Dios, lo que no lo es.
La atracción que Dios ejerce sobre sus creaturas, hace que nada le produzca quietud y saciedad plena. Sólo en Él hallamos reposo y plenitud.
Esa atracción ejercida por Dios, hoy llega a su cúlmen, al cumplirse la profecía que Jesús dijo de sí: «Cuando yo sea levantado en alto atraeré a todos hacia mí».
Y Jesús nos dice, te dice y me dice: «Si conocieras como te amo, dejarías de vivir sin amor; dejarías de mendigar cualquier amor». Sólo el amor de Dios nos sacia de verdad.
Cristo Jesús, nuestro Señor, que se hizo en todo semejante a nosotros, menos en el pecado; también se hizo mendigo y sólo desea la limosna de nuestro corazón.
Es el mendigo divino, que hoy desde la cruz, su trono de amor, nos dice: "¿Qué más quieres que haga por ti?
Jesús en la cruz, nos da su vida, su amor y su ejemplo.
Santo Tomás de Aquino, comentando el cuarto artículo del Credo donde dice: «Padeció bajo el poder ...», nos explica que si queremos llevar vida perfecta, no tenemos que hacer otra cosa que despreciar lo que Cristo despreció en la cruz y desear lo que Cristo deseó. Ningún ejemplo de virtud falta en la cruz:
. Caridad: nadie tiene mayor caridad que dar la vida por el otro.
. Paciencia: sufrió pacientemente grandes males y pudiendo evitarlos no lo hizo.
. Humildad: quiso ser juzgado por Poncio Pilato.
. Obediencia: Como le dice San Pablo a los romanos: «Y de la misma manera que por la desobediencia de un solo hombre, todos se convirtieron en pecadores, también por la obediencia de uno solo, todos se convertirán en justos»
. Menosprecio por las cosas terrenas: repartieron sus vestiduras y bebió vinagre.

Al pie de la cruz estaba su Madre, María Santísima. Al comienzo de la meditación decíamos que para el niño, en su madre está todo lo que necesita para vivir.
Por ello Jesús nos manda hacernos como niños y nos regala a su Madre en este día santo. Por Ella vino Jesús al mundo y por Ella continúa viniendo y vendrá al final de los siglos. Por su mediación amorosa alcanzamos la salvación.
María es corredentora: al pie de la cruz ofreció su Hijo al Padre y se ofreció con su Hijo por nuestra salvación. Se asoció íntimamente a los dolores de Cristo. Se cumple hoy la profecía de Simeón: «Una espada atravesará tu corazón» y así soportó dolores indecibles por amor a sus hijos.
Por ello, le pedimos a nuestra Madre por su poderosa mediación materna, nos conceda la gracia que nuestros corazones sean sólo de su Hijo, y que a través de su mano seamos llevados al cielo junto a Él.


Parroquia Santa Julia
Adoración de la Cruz - Viernes Santo 2007

 

 

Parroquia Santa Julia

  Alberdi 3065 - Pergamino  (BA) - República Argentina |Diócesis de San Nicolás de los Arroyos

Teléfono:  02477 429001 | email: informa@capsantajulia.com.ar