Alberdi 3065 (2700) Pergamino (BA) - Tel 02477 429001  -  Diócesis de San Nicolás de los Arroyos                                                            |    |    |    |

Cuaresma

   Programa

   Indicaciones

   Lectura de la Pasión

   Examen de Conciencia

  Vía Crucis

  Homilías

   La Libertad

   El perdón creativo

   Hacer nuevas las cosas

   Defectos ¿cuáles?

   De angustias y sombras

   Dios y las cosas

   Sobre la oración vocal

   Las estaciones alma

   Sobre la libertad

 

De angustias y de sombras


Por el Pbro. Dr. Ariel D. Busso


 
En muchas partes del Evangelio se narra que Jesús se presenta y dice: “No teman” o “no tengan miedo”.
Un mar embravecido, una ausencia prolongada, una muerte imprevista, y luego la palabra de Jesús a los suyos: “No se angustien”.
Al estudiar el existencialismo, especialmente a Sartre y a Camus, los autores diferenciaban el miedo de la angustia y dicen que la “angustia tiene tiene raíces más profundas que el miedo y que hasta puede darse “una angustia existencial” permanente y vocacional. En cambio el miedo, dicen, es concreto, “hic et nunc”, aquí y ahora.
Lo que se por experiencia, que la vida tiene muchos momentos negros y, si no se pueden esquivar o atenuar, es preciso aprender a sobrellevarlos del modo más airoso posible.
 
Desconfiar de las tragedias 
Lo primero es desconfiar de las tragedias, siempre y sistemáticamente. “De esta no me levanto más” y “así no voy a poder vivir”, no decirlo nunca, porque de todo nos levantamos y, a la corta o la larga, llegamos a vivir con peores cosas. Hay que sospechar siempre de los días que aparecen demasiados negros. Eso no dura o es falaz. Todo pasa, los días terribles también. Muchas tragedias personales son voluntarias y la paz es portátil.
La vida, de suyo, no es trágica. La tragedia pertenece al teatro. En algunos, como en Hamlet, muere hasta el apuntador y peligran hasta los que sientan en los primeros asientos. Pero, no es igualmente así en la vida real. Shakespeare, es admirable, capaz de elevar al más alto rasgo poético a los problemas humanos. Pero eso está bien en el teatro donde se cargan las tintas y las meditaciones toman una profundidad contundente. En la práctica, a las personas comunes como nosotros, no ocurre nada similar al Hamlet o al Macbeth de Shakespeare.
Muchas aparentes tragedias son espejismos. ¡De cuántas amarguras hemos salido ilesos!. Las peores heridas dejan, poco a poco, de sangrar. Y no solo eso: de lo que parecía una tragedia he sacado madurez, estabilidad y consistencia (siempre que el egoísmo no nos haya transformado en amargados voluntarios).
 
La segunda cautela es darle a cada problema sus auténticas dimensiones, sin ampliarlos.
Gran parte del sufrimiento humano está en nuestra imaginación que lo encarece y agranda. El ombligo cumplió una muy buena útil función en una etapa de la vida, pero si uno sigue mirándolo, encorvado uno sobre si mismo, con intensas y extensas protestas, terminará en sufrimientos de inimaginables dimensiones.
Existe un pasaje que, creo es de “Ricardo II”, si mal no recuerdo, la reina está afligida por la marcha de su esposo y llora. Alguien a su lado le dice:
“La sustancia de todo pesar tiene veinte sombras que se asemejan al dolor mismo pero no son él. Porque los ojos del dolor, alucinados en su facultad de visión a causa de las lágrimas que enceguecen, dividen una misma cosa en diferentes objetos . . . Así usted al considerar la partida de su esposo, descubre en ella mil motivos de pesar, además de la ausencia de la persona. Por estos motivos, considerados en su realidad, no son más que sombras de lo que no existe”.
 
El consejo que le dan a la reina es que no tenga en cuenta otra cosa que el objeto mismo de su pena; que no se deje amedrentar por el cortejo de sombras que la acompañan.
Esta sentencia invita a dividir todo pesar y a esforzarnos por ver objetivamente lo que realmente nos aflige, a fin de enfrentarnos con ello en sus verdaderas dimensiones, y no apenarnos además por lo que es polvo alborotado en nuestra frondosa imaginación.
 
Francisco, Jacinta y Lucía
 Un tercer paso consiste en valorar las pérdidas. Parece muy simple pero a menudo no es tan fácil realizarlo o, mejor dicho, realizarlo bien.
¿He llorado lo suficiente lo que perdí?
Afrontemos la pérdida removiendo de este modo lo que nos ha paralizado o tenido pensionados, del rechazo, de la venganza, de la culpa.
Si ocultamos una parte nuestra a Dios y nuestra conciencia, nos exigimos en jueces del pasado. Estaremos limitando la misericordia divina a nuestros temores humanos.
La manera de salir de las pérdidas y de los temores es enfrentándolos. Cuando Jesús dice:
 “no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores”, afirmó que sólo los que son capaces de afrontar su condición herida podrán ser sanados y retomar una nueva vida.
Francisco, uno de los videntes de Cova de Iria lo asume a modo con la inocencia del niño frente a la simplicidad del Dios que se le anuncia.
Cuenta Lucía, en sus memorias, que: “un día de madrugada, temprano, su hermana Teresa viene a llamarme:
- Ven deprisa, Francisco está muy grave y dice que te quiere decir una cosa.
Me vestí corriendo y allá fui. Pidió a la madre y a los hermanos que saliesen del cuarto, puesto que era secreto lo que me quería comunicar. Salieron y entonces él me dijo:
- Es que me voy a confesar para comulgar y morir después. Quería que me dijeses si me viste hacer algún pecado y que fueses a interrogar a Jacinta si ello me vio hacer alguno.
- Desobedeciste alguna vez a tu madre – le dije -, cuando ella te decía que te quedases en casa y tú te escapabas para estar conmigo o para irte a esconder.
- Ciertamente, tengo éste. Ahora vete a preguntar a Jacinta, si ella se acuerda de alguno más.
Marché, y Jacinta, después de pensar un poco, me dijo:
- Escucha: dile que, todavía antes de aparecérsenos Nuestra Señora, robó 10 centavos a nuestro padre para comprarle una armónica a José Marto de Casa Velha; que, cuando los muchachos de Aljustrel tiraron piedras a los de Boleiros, él también tiró algunas.
 
Cuando le di este recado de su hermana, respondió:
- Estos ya los confesé; pero vuelvo a confesarlos. Tal vez es a causa de estos pecados que yo hice, por los que Nuestro Señor está triste. Pero yo aunque no muriese, nunca más los volvería a cometer. Y poniendo las manos juntas rezó la oración:
- ¡Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, leva a todas las almas al Cielo, especialmente a las que más lo necesitan ¡
- Escucha, pide tú también al Señor que me perdone mis pecados.
- Sí, pido, quédate tranquilo. Si el Señor no te los hubiese perdonado ya, la Virgen no hubiera dicho aún el otro día a Jacinta que te venía a buscar muy en breve para el Cielo. Y ahora voy a Misa y ahí pido a Jesús escondido por ti.
- Escucha; pídele para que el señor Cura me dé la Sagrada Comunión.
- De acuerdo.
Cuando regresé de la iglesia ya Jacinta se había levantado y estaba sentada al lado de su cama. Al verme me preguntó:
- ¿Pediste al Señor escondido para que el señor cura me dé la Sagrada Comunión?
- Lo pedí.
- Después en el Cielo pediré por ti.
- ¿Vas a pedir? Pues el otro día me dijiste que ni ibas a pedir.
- Eso era para llevarte allá en breve. Pero si tú lo deseas, yo pido, y después que Nuestra Señora hago lo que Ella quiera.
- Pues quiero; tú pide.
- Pues sí, quédate tranquila, que yo pido.
Los dejé allí y me marché para hacer mis ocupaciones diarias de trabajo y escuela.
Cuando volví al anochecer ya estaba radiante de alegría. Se había confesado y el Cura había prometido llevarle al día siguiente la Sagrada Comunión. Después de comulgar al día siguiente, decía a su hermanita:
- Hoy soy más feliz que tú, porque tengo dentro de mi pecho a Jesús escondido. Yo me voy al cielo; pero desde allí voy a pedir mucho al Señor y a la Virgen para que pronto os lleve también allí.
 
Sin trincheras
La cuarta etapa o cuarta cautela consiste en no parapetarnos apasionadamente contra lo doloso, si es inevitable. Las trincheras no siempre defienden, a veces retrasan las soluciones. En la Primera Guerra Mundial o Gran Guerra, el conflicto armado se estancó cuando ambos usaron las trincheras como modo de “aguantar” la contra del enemigo. Durante ese período se perdieron innumerables vidas. Solo una mesa de negociaciones, frente a frente, logró destrabar el conflicto.
Una gran parte de nuestras angustias reside precisamente en la crispación con la cual las queremos alejar del todo y rápidamente.
La cuestión no está si los problemas son grandes o pequeñas, sino en cómo reaccionamos ante los obstáculos.
Es preocupante “la violencia nuestra de cada día”. No sólo se lleva la espada sino a veces también se tiene el alma desenvainada y la violencia es como Saturno, devora ante todo a sus propios hijos.
Leí una vez un libro que se llama Ping, una rana en busca de una nueva laguna, cuyo autor Stuart Avery Gold, narra algunas andanzas de la rana guiada por un búho sabio. Este con mucha paciencia, le enseña los secretos de la vida. Le dice:
“Poseer verdadera fuerza es poseer capacidad de ceder; de cambiar de curso. En caso necesario debes ser como el agua. Existen pocos elementos tan flexibles como ella. Suave y dócil, es tal su fuerza que prevalece por sobre la roca más dura o el acero más fuerte. El agua gira y modifica su rumbo, fluye alrededor de todo, por encima, por debajo, cambiando libremente de dirección”.
No hay nada que el agua no pueda vencer y a pesar de esto su esencia es ceder, dejarse ir.
El agua tiene el poder implacable de transformar y reestructurar todo lo que encuentra en su camino. Tú también, porque posees la capacidad de enfrentar obstáculos inesperados con tu corriente consciente y transformar así el peligro, los problemas y los desafíos en oportunidades, y la derrota es victoria.
Un río no tiene forma – dijo – esta contenido sólo por los límites que él mismo va creando. Tú también eres como el río”.
 
Frecuentemente enfrentar, con serenidad lo inevitable, mirándolo pacíficamente a la cara, aquieta el ánimo alborotado.
Es sabiduría ante un mal verdaderamente inevitable, aprender a convivir con él en paz. Y esta convivencia será tanto más cómoda y armoniosa cuanto mejor voluntad pongamos de nuestra parte y menos armemos trincheras de angustia.
 
Hace un tiempo ví en un noticiero de la televisión española, creo, un rostro y una escena que aún recuerdo. Era el de un pobre hombre, anciano, que gemía. El día anterior una banda de drogadictos había asesinado a su esposa. El hombre explicaba a las cámaras que siempre la había querido; llevaba 47 años de casados, pero especialmente la había amado los últimos años: “cuando dejé mi trabajo – decía – me dediqué a quererla. ¡Esa era mi ocupación! ¡Ese era mi oficio!. Mirarla, escucharla, acompañarla. ¡El mejor oficio de mi vida!.
Pensé un momento, ¿ahora qué hará que su mujer no está con él? ¿ a qué se dedicaría? ¿qué haría?.
El hombre no pedía venganza, no pidió ni siquiera que se castigara a los asesinos.
Pero luego agregó:
- Mis lágrimas la mantendrán viva.
 
En realidad no se como será el infierno pero no está lejos del violento y el que se resiste angustiosamente al dolor.
   
Supe que una vez, el cónsul de una potencia europea le fue ordenado a pedir una entrevista al emperador Hailé Selassié en Etiopía, Africa. El objetivo del viaje no fue conseguido, pero, en la conversación con el monarca, éste le dijo, entre otras cosas:
- Mire usted . . . yo soy ya viejo . . . y cuando tengo un problema personal, y puedo, no lo resuelvo. Me he dado cuenta de que cuando se resuelve un problema aparecen veinticinco.
 
Tal vez, sólo para oír esa sentencia, valía hacer el viaje a Etiopía.
 
Los temores de una viuda
 Contaré una historia que la recuerdo con seriedad y, al mismo tiempo, con un didáctico humor.
Sucede que una ciudad de cuyo nombre no quiero recordar porque se trata de un caso real, vive una mujer viuda y sus hijos. Su marido le dejó un pequeño departamento de barrio y una pensión que apenas le sirve para los primeros días de mes. Pero no importa, a esta querida señora le alcanza para comprar sus verduras, para las pilas de su radio y para encargarle la misa por su difunto marido.
Sucedió que unos meses le pagaron su pensión con 4 billetes nuevos de cien pesos, más un pequeño cambio. A ella le alegró ver los billetes nuevos, muy nuevos y los puso dentro de un sobre ante la hipótesis de poder perderlos. A la mañana siguiente cambiaría el primero en la verdulería.
Pero comenzó a dudar cuando al ir a pagar en el mercado, a pesar de todas las precauciones tomadas, el sobre no aparecía. Revolvió y revolvió su bolso. Y nada. Hizo varias veces el camino andado, pero nada.
La angustia se instaló en su corazón.
¿Cómo haría – se preguntaba – para llegar a fin de mes? ¡Sus verduras! ¡Sus pilas! ¡Su misa!
Esa noche durmió mal. A la mañana siguiente, antes de la misa de ocho, tomó una decisión, temblando y con poca esperanza. Clavó un cartel redactado de su puño y letra:
“Si alguien encontró un sobre con quinientos pesos, devolver a ...”
Y luego partió, gimiendo, a su banco de la parroquia.
Aquella misa fue la más distraída que participó.
En el acto penitencial se acordó que, al subir en el ascensor, la vecina tenía una cartera nueva, recién adquirida ¡allí estaban sus quinientos pesos!
En la homilía trajo a la memoria que los estudiantes de arriba, esos que no la dejaban dormir por noches enteras, subieron un equipo nuevo de música ¡allí se fundieron sus pesos!
Y cuando venía de comulgar recordó que el del primer piso, el carnicero, tenía una enorme deuda. Lo sabía porque se lo habían contado en el mercado.
Y al salir del templo, ya no era éste o aquél quien le había robado su dinero sino todos sus vecinos. Todos. Todos eran ladrones, malos y no tenían ni un poco de lástima de su pobre y miserable viudez.
Sólo cuando entró en su casa, con rabia y mal humor, se le cayó el misal y de allí se desparramaron una decena de estampas y un sobre con quinientos pesos. Sólo allí la viuda advirtió lo tonta – retonta porque sólo ella era culpable de sus sufrimientos.
Pero no todo quedó esto allí. Cuando se disponía ir al mercado a comprar sus verduras y a la iglesia a encargar sus misas, se encontró con su vecina, la de la cartera nueva y le trajo un sobre que había “encontrado” con quinientos pesos. Y detrás de ella venían los estudiantes que ellos ¡qué cosa! Habían encontrado el sobre en la escalera. Y atrás estaba el carnicero con cinco billetes nuevos de cien pesos que seguro eran los que la pobre viuda había perdido.
Y mientras la viuda lloraba, lloraba de alegría, advirtió que el mundo era hermoso, y que era ella quien ensuciaba el mundo con sus sucios temores.
“Señor, creo en Ti en el dolor, como los ciegos creen en el sol. Ahora no veo tu luz, pero siento tu calor”.
 
 
Parroquia Santa Julia
Retiro de Viernes Santo 2007

 

 

Parroquia Santa Julia

  Alberdi 3065 - Pergamino  (BA) - República Argentina |Diócesis de San Nicolás de los Arroyos

Teléfono:  02477 429001 | email: informa@capsantajulia.com.ar